domingo, 15 de junio de 2014

Digresiones sobre la muerte


I
Si la palidez te mira
conjura su coqueteo
con versar como el que leo
para mandarle de gira.
Si despertases su ira
aplácala con canciones
que desvíen sus punzones
y te alejen de su manto.
No cedas al campo santo
¡Echa sus invitaciones!

II
Te lo dice un mexicano
que le canta a la Catrina
pa alejarla e su vitrina
muy lejitos de su mano.
Es sabido no es arcano
nos burlamos de la muerte
en noviembre, si con suerte
continuamos en andadas:
imitamos a Posadas
siempre vivo, nunca inerte.

III
No es burla, no ciertamente,
más bien larga tradición
concluyendo en el panteón
y se versa alegremente.
La calaca muy sonriente,
representando a la parca,
nos quiere meter en arca
porque ese es su trabajo.
Pero una suerte de ajo
nos libra, de ir en su barca.

IV
¿Es sentido del humor
o el síndrome de mi Alfredo
que cantaba con denuedo
a la muerte sin rubor?
En el fondo si hay temor
porque siempre en el misterio
hay algo de cautiverio
impidiéndonos reír
de aquel día en que partir
nos conduzca al cementerio.

© Amarante M Matus

Estas espinelas son de un contrapunto que se armó en el taller de ultraversal a propósito de las compartidas por mi compañero Ovidio Moré. Disfrute mucho acompañando a Ovidio. Las comparto porque me parece que se pueden leer fuera del contexto de su origen.