viernes, 4 de noviembre de 2016

Ya vuelven














Ya pasó la visita de este año…
y nuestros muertos, ya vuelven felices
—por esta breve pausa
en su eterna partida—.

Llegaron del Mictlán
del campo santo

también bajaron de los Cielos
como un mágico soplo
como una nube que se desvanece,
multiplicándose,
para rozar los corazones
de sus deudos, los seres más amados.














Se cierra otro ciclo
y cada mesa que vistió de cempaxúchitl
mezcal, papel picado, arroz y mole
se levanta para reaparecer
una vez más en el ocaso de las lunas
más cercanas, más próximas
a cada espíritu que cruza
por cada hogar del México profundo y misterioso
con tradición y arraigo,
en el siguiente otoño.

Se cierra el ciclo nuevamente
y la Catrina  de Rivera, la Garbancera de Posada,
regresa al cementerio a preparar
más Calaveras
con acidez, con ironías…
la chunga en cada verso.














Se van fieles difuntos
reanudan el viaje
—mas retornen—
para brindarnos su alborozo
o
tal vez, si lo prefieren,
meternos un buen susto,
que esta vida y la otra
son una comunión de luz
y oscuridad.


© Amarante M Matus 
—noviembre 2016—

* Las fotografías son de una serie llamada “La Llorona en Cuemanco” y pertenecen a los fotógrafos FotoGrafía V. Armijo y Joa Reza.