jueves, 15 de noviembre de 2012

La analogía del trovador y el juglar: Nueva Trova, primera parte.



LA TROVA TRADICIONAL CUBANA


Buenas madrugadas, días o tardes sea la hora en que visiten esta entrega semanal. Hoy vamos a viajar a la isla del ron y la caña, del son montuno y los trovadores que desde el siglo XIX ya recorrían calles y plazas de Cuba con su guitarra. La tierra del poeta Martí y el revolucionario Castro. La Isla que se independizó de España hasta casi concluido el siglo del nacimiento de la Trova Tradicional Cubana.
 
Uno no puede hablar de la Nueva Trova Cubana, si antes no lo hace de lo que algunos de sus más grandes exponentes consideran los antecedentes de la misma: La Trova Tradicional Cubana y el Fellling, sus dos grandes influencias.
 
Dentro de los nombres fundamentales que dieron origen a la tradición trovadoresca en cuba podemos identificar a José (Pepe) Sánchez como el fundador de esta tradición y el creador del bolero cubano. Tristezas, de su autoría, es considerado por los conocedores como el primer bolero cubano como tal. Este hombre, un mulato dotado de talento natural sin instrucción musical formal, fue el creador de muchas letras y obras. La mayor parte de su legado se perdió porque sus creaciones las memorizaba, jamás las transcribió en papel y con él se fue casi toda su herencia lírica-musical. Los continuadores de su trabajo, amigos y discípulos, fueron Sindo Garay, Rosendo Ruíz y Alberto Villalón.
 
De estos tres el más notable sin duda es Sindo Garay, también nacido en Santiago de Cuba en 1867, apenas 11 años después de Pepe Sánchez. Al igual que su maestro, él y esta generación de cubanos de la zona oriental de la Isla no contaban con instrucción musical pero si con un extraordinario talento que le permitió escribir una obra importante de canciones donde sus temáticas son el amor, la mujer y su amada isla: sus paisajes, sus tradiciones y su mar rodeándole.
 
En Mujer Bayamesa están presentes la mujer, la Patria y su himno. En esta trova está encarnada la isla y la mujer. Las dos son una y la misma cosa.
 
En las Amargas verdades están presentes aquellas verdades y mentiras, trocadas verdades derivadas del desamor como lo deja ver esta estrofa.
 
“Las amargas verdades
Que me dijiste
Cuando en busca de amores
Llame a tu pecho
No sabes el inmenso mal
Que tú me has hecho
Estoy muy triste, estoy muy triste
Por aquellas palabras que me dijiste
 
[…]
 
Y así como tú eres
Aunque sea una mentira
Di que me quieres
Di que me quieres”
 
La tarde”, una bella letra donde los ojos de la mujer amada son como el crepúsculo del amanecer o el del atardecer. Atardecer preámbulo de la muerte de un día más:
 
“La luz que en tus ojos arde
Es tanta que me adormece
Si lo abres amanece
Cuando los cierras parece
Cuando los cierras parece
Que va cayendo la tarde”
 
Perla marina es poesía, poesía llena de imágenes evocadoras de Santiago de Cuba. El lugar de la cuna y no sólo de la cuna del nacimiento humano sino también del nacimiento musical. Poesía del mar que rodea esta bella isla con sus secretos bañados de inspiración en esta trova que cuando se escucha es imposible no asociar las palabras con que Silvio define al trovador: “El trovador es un poeta con guitarra”. No sería extraño que partiendo de esta canción él haya dado tan sencilla pero significativa definición.
 
Retorna es una plegaría por el amor que no está cerca… que no está a nuestro lado pero con ansías espera un el regreso; el regreso en la esperanza de tenerlo. Pero no es el retorno de las partidas determinadas por las distancias físicas sino el retorno determinado por la distancia del afecto, la emoción y el sentimiento.
 
“Retorna vida mía que te espero
Con una irresistible sed de amar
Vuelve pronto a calmarme que me muero
Si presto no mitigas mi dolor”

Y bien, esta es una de las dos grandes tradiciones que han dado lugar a lo que hoy conocemos como el movimiento de la Nueva Trova Cubana. Me pareció importante dedicar ésta entrega al, una de las dos piedras angulares, acervo de la Trova Tradicional influencia de este movimiento que nació a finales de los sesenta del pasado siglo.
 
Por último me gustaría destacar el brevísimo homenaje que el trovador Silvio Rodríguez le rinde a Sindo Garay, de quien ha abrevado, en su canción Quien fuera que viene en una de sus producciones de la trilogía homónima: Rodríguez”.
 
“Estoy buscando melodías
Para tener como llamarte
¡Quien fuera ruiseñor!
¡Quién fuera Lennon y McCartney!
Sindo Garay Violeta Chico Buarque
¡Quién fuera tu trovador!”

Les dejo estas tres canciones. Una de José (Pepe) Sánchez Tristezas, les recuerdo considerado el primer bolero cubano, y dos del Trovador Sindo Garay que me gustaría escuchasen: una es La tarde interpretada en voz de Esther Borja, cantante cubana, en una deliciosa versión. La otra es el poema de Perla marina en voz de Silvio.