martes, 8 de septiembre de 2015


Crisálida de río 


A Claussen Maroquin

Ya no tontees con la muerte corazón,
ya no le apuntes con las balas del azar
a dos cadáveres de ayer, por mucho sol
que hubiera en ellos, hoy, son solo oscuridad.

Ya no te empeñes más en ser quien brindará
en cada uña la humedad de su canción,
al trovador que no da visos ni señal
de aparecer por tu escenario con ardor.

Ya no confíes en las coplas del poeta
que no son luz de la emoción sino anatema
en tu aventura, mi crisálida de río.

Sigue volando entre corrientes, entre lunas…
mas ya no debes de jugar ruleta rusa.
No seas más una suicida del idilio.


© Amarante M Matus
Imagen de Leslie Ann "Mujer enigma"