jueves, 22 de noviembre de 2012

La analogía del trovador y el juglar: Nueva Trova, segunda parte

 
EL FILIN CUBANO

Segunda gran influencia 

Buenas madrugadas queridos amantes de la música… degustadores de sus múltiples ricas y variadas formas géneros e líricas. La semana pasada nos quedamos con un pendiente que hoy vamos a saldar con el encanto de los susurros musicales de una hermosa isla, sus trovadores y sus juglares.

Decíamos que el otro gran antecedente o influencia de La Nueva Trova Cubana lo conformaba el denominado Feeling o Filin cubano. Un movimiento poético-musical que va de los cuarenta a los sesenta más o menos en donde se pondera el sentimiento, de ahí el nombre con que se bautizó esta corriente musical, y muy ligado al bolero. De ahí, que la sensibilidad, este sentir algo complicado de transcribir coloquialmente en nuestras interacciones cotidianas, los más conspicuos representantes de este movimiento lo hayan conseguido gracias y a través de muchas de sus letras… muchas de sus canciones.

Un movimiento que en lo musical también fue innovador pese a ser músicos nuevamente, como los de la Trova Tradicional, sin una instrucción formal pero si emprendedores y llenos de inquietudes creativas e ideas nuevas con un espíritu basado en el sentimiento, en la pasión; en el romanticismo que en algún sentido evoca aquel movimiento del siglo XVIII y que nos llegó un poco tarde con su influencia a este lado del planeta, a nuestra América.

Y como muchas veces sucede con estas sinergias innovadoras, este grupo de connotados creadores se reunían para dar salida a su esencia creativa y nutrirse en compañía de intereses comunes acompañados de sus guitarras e inspiración. Dicen aquellos que saben que la casa de Tirso Díaz fue uno de los lugares donde solían encontrarse en conclave de genio.

“Eran descargas en sus propios hogares, distinguiéndose entre ellos la casa de Tirso Díaz en el Callejón de Hammel, donde su hijo Ángel, en complicidad creadora, fue capaz de convocar a quienes no se tardaría en denominar Los Muchachos del Feeling: César Portillo de la Luz, José Antonio Méndez, Ñico Rojas, Jorge Mazón, Rosendo Ruiz Quevedo...”

A los nombres arriba escritos hemos de sumar el de la gran compositora e interprete Marta Valdés. Ella, al lado de César Portillo de la Luz y José Antonio Méndez son de los más conspicuos representantes del Filin cubano.

Canciones como “Contigo en la distancia” “Tu mi delirio” “Noche cubana” “Realidad y Fantasía” de Cesar Portillo de la Luz o “Novia mía” “No crees en mi amor” “Si me comprendieras” “Y decídete mi amor” “La Gloria eres tú” del gran José Antonio Méndez y desde luego “No hagas caso” “Por si vuelves” “No te empeñes más” Palabras” de Marta Valdés componen las entregas de Pablo Milanés en los años de 1981 con el álbum Filin 1 y de 1989 con Filin 2 y Filin 3. Producciones que igual incluyen temas de Frank Domínguez, Nico Rojas, Tania Castellanos, Ángel Díaz. Discos homenaje a este pilar de la música cubana fuente de donde muy especialmente abrevo la Nueva Trova Cubana y Pablo Milanés, uno de sus grandes representantes.

Espero hayan disfrutado este viaje y disfruten los temas seleccionados.