miércoles, 1 de abril de 2015

Un gaita para Norma




Hay una dama  texana y azteca
que se me pierde en los días de julio
y me aparece en las noches de niebla,
para alejarme las sombras del mundo.

Ella es la cómplice loca y serena
que me despide con besos de zumo,
con su limón o canela o frambuesa
en cada vez, si es que hablamos… ¿Minutos?

Nos encontramos de nuevo en la Siete
casi la esquina de Zurco en mi Infona,
cuando pasaba evocando su estancia

por lo que alguna ocasión fue su casa.
No lo preguntan, ¡verdad!, pero siempre
llueve alegría… si hablo con Norma.


© Amarante M Matus
* Infona es el apocope de Infonavit, Colonia donde vivo.