viernes, 11 de diciembre de 2015

Mujeres IX

Hacer un retrato en 14 versos de las personas que quieres y admiras, no es una tarea fácil porque siempre habrá detalles que queden fuera del cuadro que se intenta. Más aún, cuando el filtro de colores que se aplica es el de la subjetividad, pero el cariño no reconoce ningún otro.


Un pequeño, muy breve pincelazo de la inabarcable Morgana de Palacios.


Tejedora

Para Morgana de Palacios

Tejer el verso como ella, con maestría,
en estos tiempos de internet y tanto aplauso
— lector asiduo de la red que no es incauto—
es claro ejemplo de nobleza en esta viña,

un compromiso con usted querido hermano
si aprecia el alma de la técnica que brilla
con la pasión de su cantera muy distinta
al facilismo tan soez que tira dados.

Leer su verbo es despertar, es sacudir
las emociones más arcanas, más ocultas;
ligar demiurgos de palabras con la música.

Hurgar su letra es encontrar la luz febril,
la onda expansiva del sentido que te envuelve
cuando se interna por los ojos el presente.


© Amarante M Matus
*Ilustración de la artista Deborah Klein