viernes, 19 de abril de 2013

Magia en el cielo



Una lluvia de luz atravesaba velozmente el cielo. Conforme se acercaba a una estrella que parecía cobrar vida, plasticidad y movimientos, su traslación se tornó lenta hasta quedar suspendida.

Aquella masa luminosa comenzó a desperdigarse. Era un ejército de ángeles que se dispusieron cómodamente sobre su ingravidez para disfrutar del espectáculo de aquella estrella que graciosamente giraba, saltaba y dibujaba estéticos movimientos en un animoso baile.

Una migración de aves que testimonió a la distancia el evento, detuvo su periplo y subió muy alto… tan alto que acompañó aquella danza con sus trinos.


La música obedecía la batuta de la estrella y el azul variaba de matices con las mareas desatadas por la solista… mientras, un cerco de nubes empezó a rodear a los exponentes del milagro y acogió a los invitados que poco a poco se fueron sumando al recital que esa noche cubrió el cielo.