miércoles, 19 de febrero de 2014



El profundo vacío


Hiel de melancolía
le carcome las ganas de vivir
y no llega en el día ni hay repuesta en la noche
que de razón a la esperanza débil
que lo dejó varado
en el margen acuoso de la inútil espera
y escapó con su musa tras los sueños del Hades
que no pintaban en un plan de dos

desde entonces no vive, solo sueña en azul
sitiado por las sombras silenciosas
que caminan por todos los rincones
de su vieja vivienda
donde las tumbas copan su recámara
violando su memoria para embeberla a cántaros.



Amarante M Matus
* Pintura de Megham Howland