jueves, 17 de abril de 2014


 
Crónica del adiós virtual al General


Los muros del facebook están de luto
e igual podrían decantarse pálidos
porque el adiós a Gabo con ciertos tonos cálidos
es lo mínimo al hombre que nos brindó su fruto. 
 
Hoy, en el mundo de habla hispana llueve
y la lluvia asemeja un diluvio en Macondo
porque su creador partió tan hondo:
hacia el realismo mágico donde mejor se mueve.
 
En fotos y discursos se cuela el sentimiento
de aquel que lo leyó con afán, con cariño
¡Vaya! Con el espíritu de un niño.
 
Pero con pena leo al poser descontento
que no pierde la chance de un poco de atención
a costa de tremendo figurón.
 
 
 
No sé si partes levitando al cielo,
lo que sí sé, hay que vivir el duelo.
 
Amarante M Matus