domingo, 6 de abril de 2014


El tramposo





Me tachan de tramposo
porque recurro a ti, querido diccionario
como si yo no fuese más que un hombre gregario
encima, un poco umbroso.

Han de pensar que solo elijo de un muestrario
—cual espíritu soso—
letras como baboso
detestando el estudio y su destinatario.

Que por la vida voy pasando lista
buscando que la gente me piense de revista
como si hacer poemas, no implicase de curros.

Está bien, lo confieso, amo mi tumbaburros
porque mi mente viaja sin fumarme los churros
en ésta plenitud inconformista.


Amarante M Matus