domingo, 20 de julio de 2014

El mundo trastocado




En México sufrimos a un boludo.
Desde un foro amarillo con naranja
pretende gobernar el copetudo.
Compró a su rival, formó su granja.

En el distrito existe un pusilánime,
un tibio híbrido camaleónico
que aún montado en un repudio unánime
mantiene su falaz discurso icónico.

En las delegaciones el ladino
mantiene a sus clientelas
con limosnas que cobra como impuesto. *

En las calles no falta el “buen” vecino
robándose los parques y sus telas
¡En estos tiempos locos se premia al deshonesto! **


© Amarante M Matus

_____________________________________ 
con limosnas que cobra como diezmo
** ¿Cultura del rediezmo?