jueves, 22 de mayo de 2014


Ialdâ




Duerme latosa, duerme dulce bien
y sueña un ave, dueña de mi amor.
Siente el cariño, siéntelo en la sien
y vuela en sueños, vuela  sin temor.

Chiquilla con tus luces de chiquilla
enciendes corazones, los enciendes.
Brilla tu amanecer, tu luna brilla
desprendes de sus hilos a los duendes.

Pimpollo, pimpollito de canela
te arrullo con susurros de una vela
para que duermas bien cariño mío.

Despunta con tu luz que al sol despunta
y apunta esos ojitos a la punta
del corazón de un mundo tan vacío.

© Amarante M Matus
Con cariño para Yered Sukey
Le agradezco mucho a Vicente Vives su valiosa cooperación y  apoyo para esta nana y a Gavrí Akhenazi a quien debo el título (niña en hebreo).