martes, 13 de mayo de 2014


Viviana

 

Sé que no es de “caballeros”
frecuentar el lupanar,
mucho menos santiguar
si se corre tras de Eros.
No hago caso a los letreros
que cuestionan un romance
de aquel hombre con su chance
—la radiante flor de esquina
discontinua concubina—
la vigilia en suave trance.
 
Voy a verla por semana
y le pago una caricia
animal, carnal delicia
que desde el estigma emana.
La quiero nombrar Viviana
porque es más que muda piel,
porque sus ojos de hiel
dicen lo que calla el poro
por tanto cantar un coro
destinado a su papel.
 
Admito la amena plática
la pecaminosa hora,
no aprobada por la aurora
con su paz solar, flemática.
No busco la entrega almática,
—sería mucho pedir
Tampoco quiero mentir,
sé cómo agota la suerte
su densa, silvestre muerte
cuando siempre ha de reír.


 
© Amarante M Matis
·  Imagen de Paul Laurenzi

24 comentarios:

  1. Exquisito,me encantó,fluida y magistral el versar de tu pluma mi querido amigo,como poetas no podemos resistirnos a escribirle a los amores,sean sublimes o gitanos,gracias Gonzalo,siempre un gusto leerte,besitos infinitos...!!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo lo has dicho muy bien Mari, sublimes o gitanos, reconocidos u olvidados, delirantes o prohibidos.
      Un saludo y gracias por dejar tus huellas en mis escritos.

      Eliminar
  2. Chalo, vengo a visitarte, y te felicito por el poema, pero lo que más me alegra es saber que estás bien.
    Me tenías preocupada. No sabía nada de ti sabiendo lo que pasa en México. Me he llevado un buen susto.
    Por favor, manténnos informados. Tus amigos nos preocupamos.
    Besos y abrazos de tu amiga:
    Carol

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carol, todo bien por aquí. De momento resistiendo las viviendas a Dios gracias.
      Besos y abrazos desde los sismos del Distrito Federal.

      Eliminar
    2. Gracias a ti por escribirme.
      Me quedé muy tranquila ya.
      Besos y abrazos.
      Carol

      Eliminar
  3. ¡Muy elegante! Tiene verdades cotidianas que tus letras transmutan en soles. Me encanta cuando alguien transforma en belleza intenciones que develan lo que muchos esconden, por ejemplo...
    Es gritar desde la proa
    dialogar con la conciencia,
    con el alma la presencia
    de intricados laberintos
    Saludos amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me regalas una imagen hermosa con tu comentario Luna

      "Tiene verdades cotidianas que tus letras transmutan en soles"

      No sé si alegres soles o lunas tristes pero si que intento decir cosas, no solo formalmente bien escritas o bellas sino con algo de fondo, como esos versos que destacas en el comentario y no son sencillos.

      Saludos y un abrazo amiga.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Gracias por la lectura y quizás es la estrofa más cruda por lo que dice, de ahí que -no lo sé de cierto- pudiese ser o no incontestable.
      Saludos 2st Century.

      Eliminar
  5. Independientemente de todos los significados que se le pueda atribuir al amor lo que es un hecho es que todos buscamos, vivimos y sentimos el amor como algo esencial de nuestra existencia. Bellos versos Gonzalo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Marybel, solo para redondear el comentario: esa, ya no digamos búsqueda sino encuentro, se da en ocasiones donde menos se lo puede esperar y casi destinado a una vida breve.
      Agradecido por tu visita.
      Besos sísmicos des este lado del charco.

      Eliminar
    2. Cierto, donde menos te lo puedes esperar "algo" puede surgir pero discrepo sobre su efímera vida, no es condicionante.
      Me alegra que estés bien y que no haya habido víctimas.
      Besos.

      Eliminar
    3. Estoy de acuerdo con tu discrepancia Marybel. Será que en la experiencias inmediatas y muy próximas, esa fue la suerte.
      Cosas que a veces uno no comprende o quizás termina por someterse a ciertas condicionantes que lo serán en el alma de cada ser.
      Un gusto dialogar contigo y salvo los sustos, las crisis nerviosas y pasado el susto las aliviadoras bromas y burlas, todo bien.
      Abrazos.

      Eliminar
  6. Nome parece cruel la estrofa que mencionan , sí clara y sin vueltas, como me gustan.
    Saludos amigo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Silvana, quizás me equivoque, debí decir la más fuerte porque en ella está la sustancia del poema en general.
      Y ahora que releo el comentario no sé si en verdad 21st Century quiso decir inconfesable o incontestable. En fin, gracias por la puntualización.
      Abrazos compañera.

      Eliminar
  7. Comentarios de Ultraversal

    Luis García Centoria:

    Primero, Gonzalo, un abrazo.
    Segungo, me tienes despistado.¿ El poema es tuyo, de Amarante, o Gonzalo y Amarante son dos identidades para una sola persona?
    Tercero, creo que se te ha escapado una hache en el último verso de la penúltima estrofa.
    Cuarto, ¡qué poema más chulo! Se mueve por las mismas esquinas de la realidad, el deseo, la cotidianeidad y la magia de lo prohibido y confeso.
    Enhorabuena.
    Por supuesto, me lo llevo.


    Morgana de Palacios:

    Sé que no es de “caballeros”
    frecuentar el lupanar,
    mucho menos santiguar
    si se corre tras de Eros.
    No hago caso a los letreros
    que cuestionan un romance
    de aquel hombre con su chance
    —la radiante flor de esquina
    discontinua concubina—
    la vigilia en suave trance.

    Voy a verle por semana (verla.. femenino)
    y le pago una caricia
    la animal, carnal delicia (caricia animal....sobra el artículo)
    que desde el estigma emana.
    Le quiero nombrar Viviana (La quiero nombrar Viviana)
    porque es más que muda piel,
    porque sus ojos de hiel
    dicen lo que calla el poro
    por tanto cantar un coro
    destinado a su papel.

    Admito la amena plática
    la pecaminosa hora,
    no aprobada por la aurora
    con su paz solar, flemática.
    No busco la entrega almática
    que sería mucho pedir. (9. ...mejor... sería mucho pedir)
    Tampoco quiero mentir,
    sé cómo agota la suerte
    su densa, silvestre muerte
    cuando siempre a de reír. (cuando siempre ha de reír)

    Estas letras no son loa,
    menos prédica eufemista (eufemista no existe, es eufemística... quizás... mucho menos eufemismo// que moleste al feminismo)
    que moleste al feminista
    aprestándose cual boa.
    Es gritar desde la proa
    dialogar con la conciencia,
    con el alma la presencia
    de intricados laberintos,
    con matices variopintos
    sin perdernos de la esencia.

    Me ha gustado, +Gonzalo Reyes sobre todo en las tres primeras estrofas. La última me parece un tanto condicionada por la rima , esa boa...esa proa, y tampoco aporta demasiado a la rotundidad expresada anteriormente, creo que pierde fuerza.

    De todas formas, vas in crescendo, así que no me preocupa demasiado.
    Por ahí te señalé alguna cosa.
    Abrazo, señor poeta.


    Gavrí Akhenazi:

    Yo le sacaría completa la estrofa final, +Gonzalo Reyes Creo que está muy bien establecido el cuadro intencional sin ella y a mí me parece una especie de justificación a todo lo que contás antes de la estrofa última, como que precisás hacer una especie de descargo sobre lo que dicen las décimas en las que describís la relación.

    ResponderEliminar
  8. Muy buenas décimas Gonza; tienes mucho talento en esto del versar, abrazos
    "porque sus ojos de hiel
    dicen lo que calla el poro".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ale. Es una alegría ver por tus huellas por este espacio.
      Un beso amiga.

      Eliminar
  9. Bello y delicado en algunas partes, torrencial en otras. Saludos!!
    Atte. J.J. Aguilar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco la valoración Jason, sucinta y generosa.
      Saludos.

      Eliminar
  10. Gonzalo como siempre tan genial... es dulce y adorable, la segunda estrofa muy bella... un fuerte abrazo Gonzalo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Dew, te agradezco el tiempo y le generosidad de tu comentario.
      Abrazos fuertes.

      Eliminar
  11. Me ha gustado bastante Gonzalo.
    Pues no será de caballeros, pero qué más da.
    Abrazo poeta.

    ResponderEliminar