martes, 30 de septiembre de 2014

El desamor venció el tiempo




Cuántos besos desperdiciamos
con los labios más predispuestos a discutir
que a pugnar por el encuentro.

Cuántos desencuentros aleatorios
de variables sobre la misma constante:
el irreconciliable sueño individual
que nunca confluyó en dos
porque los sueños de dos nunca empataron.

No me cansé de esperar por ti
así como no te cansabas de desesperar,
hasta que el tiempo se cansó de nosotros
y nuestra luna roja se puso a sonreír
porque le dimos más talk shows ardientes
y menos ardientes noches

le dimos más razones al desamor que al amor
y al desamor le abrimos las puertas
quien presuroso, oportunista,
se nos metió en el cristal ocultándose en la arena

confundiéndose con las estaciones
nos impidió el renacimiento de octubre

se adelantó el invierno,
y el frío... se puso a orar por nosotros.


© Amarante M Matus