jueves, 25 de julio de 2013

La analogía del trovador y el juglar: Adriana Calcanhotto

PORTO ALEGRE nos trae a ADRIANA
 
Hoy llegamos a la tierra de las playas que crearon la diminuta prenda llamada tanga; la tierra de la samba, el bossa, la batucada y el jogo bonito; la del diez dos veces campeón del mundo, Pele; y el cuatro veces candidato a la presidencia y dos periodos al frente de su pueblo, Lula da Silva.

Sí, llegamos aquí porque Brasil también es cuna de trovadores y juglares; de grandes cantautores y magníficos intérpretes: Astrud Gilberto, Caetano Veloso, Chico Buarque, María Rita, Carolina y Roberto Carlos, sólo por mencionar algunos.


Nuestra cantautora, genuina juglar, de sonoridades y estilos diversos es oriunda de Porto Alegre. Sus genes están dotados por la gracia de su madre que era bailarina y los acordes jazzísticos de su padre. Es poseedora de una sensibilidad heredada de la música popular de su país y tiene un dominio quizás no virtuoso, pero sí lleno de sutil encanto, que emana de la guitarra: el regalo que su abuelo le hiciera a los seis años de edad, definiendo probablemente así sus futuros derroteros artísticos.

Cuenta con doce producciones dónde destaca Adriana Partimpim (2004), un álbum de canciones infantiles que le valió la nominación al Grammy latino en 2006.


En sus producciones, se percibe la evolución y madurez musical que hay de su primer trabajo  Enguiço (1990) con canciones como “Caminhoneiro” a “Fico assim sem vocë”, también del Álbum Adriana Partimpim. Ambos temas cuentan con el sello de Adriana Calcanhotto: la guitarra.

Ha musicalizado poemas del lusitano Mário de Sá-Carneiro


De su disco Maritmo (1999), le presento “Vambora” con su guitarra, compañera inseparable desde el 71. Canción nuevamente reveladora de un estilo sencillo, creador de un universo poético musical que la hace constructora de estampas auditivas evocadoras de sutiles imágenes amorosas.


La cosecha de sus temas pasa por las versiones de “Do fundo do meu coração” de Roberto Carlos, “Clandestino” de Manu Chao y “Nunca” de Lupicínio Rodrigues. Además de otros temas interesantísimos, composiciones de Adriana Calcanhotto como “Negros/Acuarela do Brasil” que viene en su álbum Semhas.

Para despedirme, les dejo una samba autoría de Péricles Cavalcanti interpretada magistralmente por Adriana Calcanhotto. Con esta delicia cerramos este pequeño viaje por el repertorio de esta porto alegrense que conquista con su voz, su estilo y su guitarra. Espero disfruten su desempeño escénico en algunas de sus canciones.