viernes, 29 de marzo de 2013

Mis canicas






Hay un pequeño rincón de mi cueva donde la oscuridad deja de ser tal gracias a una familia, de las muchas que hoy la habitan: mis canicas las agüitas. Todavía intento adivinar cómo es que ellas y varios inquilinos más han llegado hasta ahí. Hasta dónde mis recuerdos alcanzan nunca las traje conmigo, ni para jugar ni para que se paseen por ella. Creo un día, que seguramente estaba muy agotado, me siguieron, me conocen bien, adivinaban que habría días que no sólo las extrañaría sino las necesitaría y me ayudarían como invariablemente lo han hecho. Y así sucede con algunos convidados más que han llegado hasta la paz de mi escondite.

El asunto es que su intuición es buena. Ellas saben justo el momento que más requiero me regalen de sus entrañables y vagabundos colores. Cuando acechan a la entrada suelo patinar ¡Ese es nuestro código! Patino sobre ellas y van encendiéndose conforme avanzo. La luz empieza a correr desde mis pies haciendo traslucir mis extremidades como si fueran mis viejos pantalones muy desgastados, lustrados por el uso. Sutilmente, dejan ver algo de su contenido como radiografía que intenta localizar alguna lesión. El pudor se pierde en ese lento viaje y la timidez se cuelga de él, ambos van por un helado a la nevera o en otras ocasiones se pierden por algún recodo de esa cueva que misteriosamente crece.

Tenues y pardas luces me hacen cosquillas en las plantas del pie. Luego súbitamente intensos ocres suben y se detienen abruptamente en el pecho. Matices jades se encienden. Es entonces cuando puedo inclinar la cabeza y miro a mi corazón reír felizmente porque en ese baño de luz de mis agüitas ha recuperado su alegría; en ese baño de colorido ha rescatado la vida que irresponsablemente había confiado a otra. Lentamente siento como me voy apagando y la luz que se cuela por mi ventana me dice que ya debo ir preparando el baño.

Otro día ha llegado.


 


 

jueves, 28 de marzo de 2013

La analogía del trovador y el juglar: Tania Libertad


LA VOZ LIBRE DE UNA INCA


Oriunda de Chiclayo, mexicana por adopción, llega a este espacio una de las juglares más importantes nacidas en el cono sur, Perú para ser precisos.
 
Su repertorio es amplio diverso y lúdico. Los registros musicales, que inteligente y sensiblemente ha logrado reunir en su travesía del imperio Inca a su llegada a tierra Azteca, lo mismo están sonorizados por las percusiones del cajón peruano que por las cuerdas de la guitarra acústica o eléctrica.
 
Sus interpretaciones lo mismo van del bolero a la canción ranchera; de la balada al folclor peruano; de la poesía musicalizada a la trova, o como comúnmente se le suele llamar: música de protesta.
 
Ha hecho suyas las letras de los más destacados cubanos de la nueva trova que de los argentinos de la nueva canción, así como se ha apropiado de la memorable “Gracias a la vida” de aquella gran chilena: Violeta Parra. Igualmente ha abrazado temas de Chico Buarque del Brasil,  Víctor Manuel San José de España y José Alfredo Jiménez de nuestro México.
 
Ha amalgamado perfectamente la música que hay en su voz con la poesía de Mario Benedetti, José Agustín Goytisolo, Pablo Neruda y Juan Gonzalo Rose.
 
Si una canción pudiera definir al juglar… esa canción sería “Canciones y momentos” de Milton Nascimiento y Fernado Brant. Esta canción, cuya letra define sencilla sentida y  sintéticamente a una mujer como Tania, que desde su mejor instrumento: la voz… nos conduce sin control, como dicen sus creadores, nos ilumina de por dónde va la apropiación de cada tema que de entrada es ajeno, pero que sutilmente se enreda en el sentimiento de las voces que lo hacen suyo.

Así es como Tania hace suya cada letra, cada tema, cada arreglo cada género musical. Así es como esta gran intérprete nos convida y nos conmueve en cada interpretación, desde las más variadas expresiones estéticas y artísticas que podemos encontrar en un universo dotado del arcoíris de su voz.


 
 
En 1987 si mal no recuerdo tuve la oportunidad de asistir al Auditorio Nacional para disfrutar de la presentación de Trovadicción, uno de los dos discos de Tania editados por el sello NGS. La otra producción fue Háblame de boleros.

 

 
 
De la producción Trovadicción, tema del mexicano Marcial Alejandro, pongo a su consideración la siguiente canción "Canciones y momentos"
 

 

viernes, 22 de marzo de 2013

EL COLIBRÍ


 

Después que Pancho falleciera, un colibrí se suspendía en afable vuelo cada mañana para picar en la ventana del cuarto de Elena, despertándole.

Ella, apenas con algo de ánimos, se levantaba a dialogar con la diminuta ave. Sus cotidianos encuentros terminaron por familiarizarles. Cuando el colibrí inclinaba su cabecita hacia los lados como despidiéndose, ella le sonreía un poco aliviada de su pena; sabía que su amiguito regresaría al siguiente día para continuar conversando.

Este pequeño y milagroso ritual se repitió cada mañana hasta el instante que Elena aceptó su pérdida y observó como el colibrí dirigía su vuelo hacía el cielo, recordando las palabras que alguna vez le dijera su muchacho: “Si me voy antes viejita... no te preocupes ¡Veras! Voy a reencarnar en una ave y vendré a saludarte todas mañanas”

 

jueves, 21 de marzo de 2013

La analogía del trovador y el juglar: Mario, Eugenia y Silvio


TRES UNIVERSOS EN ARMONIA



Así como hemos venido descubriendo en estos jueves de analogías trovadorescas cantautorescas, como de juglares e intérpretes: hoy vamos abrir un espacio muy especial a lo que se puede encontrar en este universo de las redes y a partir de ahí, intentar una entrega más con la dignidad que se merecen el poeta, el trovador y la juglar convocados a esta cita.

El talento de un espíritu creativo ha reunido a Uruguay, Cuba y nuestro México en un hermoso trabajo donde ha montado dos discursos: la poesía de Benedetti y la lírica de Silvio en voz de Eugenia.

Benedetti alguna vez dijo lo siguiente de Silvio:

“…de las tres facetas que puede tener Silvio, no, que es como cantante, como autor de las partituras y como autor de las letras… yo confieso que aunque me interesan las tres que son un común conglomerado, la que más me atrae es la autor de las letras, porque me parece que las letras de Silvio son prácticamente poemas…”

Por otro lado, ya habíamos hablado de la forma como Silvio define a la trova: el encuentro de un poeta y su guitarra. Dos comentarios cuyo vértice es la poesía. De manera tal que el poeta uruguayo eleva a la dignidad de la poesía las letras del trovador cubano.

Bien. Aunque por lo general el trovador o el cantautor compone para sí mismo, no para que otros canten sus canciones, los juglares no pueden claudicar a la vocación de interpretar los temas de estos singulares creadores; no pueden renunciar a la noble tarea de brindar a sus auditorios sus personales búsquedas en el universo del trovador y la poesía que muchas veces se mezclan en la selección de su repertorio, donde conviven y se nutren creador e intérprete.

Del álbum de 1983 de Eugenia León Así te quiero, este tema del Silvio Rodríguez “Vamos a andar”, acompañado de una insuperable introducción en la voz de Mario Benedetti con su Poema “Vamos juntos”.

En ambos poemas, el del poeta y el del trovador, el tema es la unidad, el común camino, la lucha en compañía, la solidaridad en las tareas de la vida y los ideales.

En ambas voces, la del poeta Mario y la del juglar Eugenia están la emoción que encarna la letra; la emoción de un cuerpo de cuerdas vocales que al salir a superficie se vuelven entrañables; la emoción del sentimiento que declama y la del sentimiento que canta. Dos leguajes del sentimiento en una entrega juevecina.

Buenas madrugadas.

 

viernes, 15 de marzo de 2013

LA LUZ Y LA DANZA


In motion - Steve Hanks
 

Caminaba ensimismado pensando que nunca he visto la belleza de la luz en una luciérnaga.
De pronto, reparé que en la puerta de un recinto cultural se daban funciones de danza contemporánea. La entrada era libre. Pensé “algo nuevo por conocer, no está mal”.
Disfrutaba las presentaciones cuando en un momento dado la luz que se filtraba por las enormes ventanas, acompaño los movimientos de la bella ejecutante solista.
Cuando salí de ahí me dije: “puede que nunca vea la luz que emite una luciérnaga  por las noches pero esta tarde me ha tocado ver la luz corporal que emite una bailarina con toda la semántica de su gracia, talento y entrega”.

 

jueves, 14 de marzo de 2013

Sobre cine: Un ángel que no es más y una terrenal mujer



No podía decir quién soy, no tengo idea. Soy alguien sin historia sin origen sin país… e insisto. Estoy aquí, soy libre. Puedo imaginarme todo. Todo es posible. Sólo tengo que alzar los ojos y me convierto en el mundo.

Ahora, en esta plaza… … un sentimiento de felicidad que podría tener siempre.
 
 
Solveig Dommartin -MARION-

Alguna vez tiene que ser en serio. Muchas veces he estado sola pero nunca he vivido sola. Cuando estaba con alguien, muchas veces estaba contenta… y al mismo tiempo me parecía casualidad. Esas personas eran mis padres, pero igual podrían ser otras.

¿Por qué éste de ojos cafés era mi hermano… … y no aquél de allá de los ojos verdes?

La hija del taxista era mi amiga pero… … igual podía haber abrazado la cabeza de un caballo.

Estaba con un hombre enamorada… igual podía haberlo dejado… y seguir caminando con el extraño que se nos cruzó.

Mírame o no me mires.

Dame la mano o no me la des.

No, no me la des y no me mires.

Creo que hoy es luna nueva.

No hay noche más tranquila.

No correrá sangre en toda la ciudad.

Nunca jugué con nadie, pero nunca abrí los ojos y pensé… ahora sí es en serio.

Por fin es en serio.

Así me fui haciendo mayor.

¿Era tan sólo yo poco sería?

¿Es el tiempo poco serio?

Nunca me sentí sola, ni estando sola ni acompañada.

Pero me habría gustado sentirme sola.

Soledad quiere decir, por fin estoy completa.

Ahora lo puedo decir porque esta noche… por fin me siento sola.

La casualidad ahora debe acabar.

Luna nueva de decisión.

No sé si haya un destino, pero si hay una decisión.

¡Decídete! Ahora nosotros somos el tiempo.

No sólo toda la ciudad, todo el mundo… está participando de nuestra decisión.

Ahora nosotros dos somos más que dos.

Estamos representando algo.

Estamos sentados en la plaza del pueblo… llena de gente que desea lo mismo que nosotros.

Nosotros determinamos el juego para todos.

Estoy dispuesta.

Ahora es tu turno.

Tienes el juego en la mano.

Ahora o nunca. Me necesitas. Me vas a necesitar.

No hay mayor historia que la nuestra… la del hombre y la mujer.

Será una historia de gigantes… invisibles… transferibles… una historia de los fundadores de la nueva familia.

Ve mis ojos.

Son la imagen de la necesidad… del futuro de todos en la plaza.

Anoche soñé con un desconocido… mi esposo.

Sólo con él podía sentirme sola… abrirme para él… totalmente, enteramente, para él… dejarlo entrar en mi como un todo… encerrarlo en el laberinto de la felicidad común.

Yo sé… que tú eres ése.
 
 
Bruno Ganz -DAMIEL-

Algo pasó… y sigue pasando.

Es un compromiso.

Sucedió en la noche y está sucediendo ahora.

Ahora con más razón.

¿Quién era quién? Yo estaba dentro de ella… y ella a mi alrededor.

¿Quién puede afirmar que haya estado junto con otra persona?

Yo lo estoy.

No se procreó un hijo mortal, sino nuestra imagen inmortal.

Anoche aprendí a sorprenderme.

Ella me llevo a casa y yo… he encontrado casa.

Érase una vez… érase una vez, y por lo tanto, será.

La imagen que procreamos acompañara mi muerte.

 

Extracto de la película de Win Wenders Der Himmel über (Las alas del deseo o Wings of Desire) de 1987.

La analogía del trovador y el juglar: Una trova y una película




DOS DISCURSOS, UNA TEMÁTICA




Por razones de sincronía esta semana vamos hablar de un tema que se cruza con el mejor amigo del hombre, creo así muchos dicen de su mascota preferida, cuando se trata de un can. El domingo apenas me platicaban experiencias fascinantes de Luky: un bóxer hermoso, con garbo, blanco de manchas cafés en cuerpo y rostro, al que le agradan las caricias de chichas bachilleres, no tanto así las de los chavos. Cuando me platicaban su historia recordaba mi tiempo con Rocco, un Schnauzer medio neurótico, muy nervioso e ingobernable pero eso sí, muy noble ¡Saben! No olvido lo ingrato que era con él, cosa que todavía me reprocho.  Su nombre desde que llego a casa con mi tía para hacerle compañía a mi primo, un poco enfermo, invariablemente me remitía al film Rocco y sus hermanos de Luchino Visconti.


El asunto es que muchos tenemos una historia con estos simpáticos y peludos seres. Para algunos son más que mascotas; son miembros de su familia ¡Son la familia! Para muchos son y han sido sus héroes, como alguna vez lo fue Luky para los estudiantes a quienes salvo de un atraco o para la mamá de sus dueños a quien defendió de los insultos de un despreciable señor entrado en años.

Y así, justo así, comienza la historia de Hachiko un perro Akita japonés que siempre fue leal a su Dueño. “Hachiko: a dog’s story” (Siempre a tu lado, Hachiko), es la historia de un singular ser que se llevó a las pantallas de Hollywood en 2009 y comienza relatando el nieto del profesor  Parker Wilson (Richard Gere) cuando en un ejercicio cada estudiante debía relatar la historia de algún héroe. Esta versión es un remake de su versión original de 1987 Hachikō Monogatari.

La historia de 2009 habla de la relación de Hachikó y su amigo Parker al lado de su familia con quien desarrolla una amistad basada en la complicidad la lealtad y el amor. Es una historia que nos habla de las capacidades afectivas luminosas y espirituales que pueden dotar a un ser que no es de nuestra especie y al que, en general, tendríamos que respetar comprender y querer más. Una película donde el destino une dos vidas para separarlas y luego reunirlas nuevamente en un plano más etéreo. Una cinta que nos habla de la espera, la esperanza y los misterios en el corazón de Hachikó. Una historia que, como afortunadamente cada vez más las hay, nos da lecciones de humildad y cultura del afecto entendida como la expresión de algo que se construye con el tiempo el empeño y la participación de dos.

Y se preguntarán ¿Qué tiene que ver todo esto con la trova o la canción que sale de la inspiración de un cantautor? Bien, pues que ésta forma expresiva, a veces sólo acompañada de guitarra piano u acordes orquestales igual nos puede narrar historias como la de Hachiko. Es la magia existente en dos discursos que convergen y cada uno desde su narrativa aborda la misma temática. “Siempre a tu lado, Hachiko” y “Si me haces caso” no son tan diferentes en el fondo, sólo en sus formas.

Todavía el sábado un alma bella nos hacía notar, a un amigo y a mí, cómo tres peludos jugaban correteaban la pelota que lanzaba su amigo. No peleaban, no competían, no querían destacar; simplemente se divertían y alimentaban la camaradería con sus dueños. Aquel que atrapaba la pelota la llevaba feliz al hermano mayor para que éste la lanzase nuevamente repitiendo el ritual forjador del afecto. Hachiko no devolvía la pelota al profesor Parker Wilson cada vez que éste se la lanzaba, hasta aquella ocasión, vital por cierto, que quiso prevenirle del fatal destino que le esperaba, llevándole por primera y única vez la pelota de vuelta justo a sus habituales despedidas frente a la estación del tren.

El video que les comparto precisamente está hecho con imágenes de la película y la canción es de nuestro siempre admirado, querido y enorme Filio.

Ojala les guste esta entrega que está llena de referencias dadas en un fin de semana en forma espontánea y la magia de esos seres con quienes compartimos este mundo.

Nueve y diez de marzo 2013.



viernes, 8 de marzo de 2013

PAULINA Y LOS GLOBOS


-Bransky-
 
 
Un día le dijeron a Paulina que su mejor amigo se había ido al cielo. Sufría mucho, aún era una niña… un sábado, años después, llegando al parque vio a un globero con enormes e ingrávidos globos de los colores que a su amigo tanto le gustaban. Sin pensarlo, compro todos.
 
Cuando el muchacho felizmente hizo entrega de los globos y ella los tomó, él se quedó atónito y conmovido mirando incrédulo como ella se elevaba para perderse en las nubes, despidiéndose con una encantadora e inolvidable sonrisa.
 
 
 



jueves, 7 de marzo de 2013

La analogía del trovador y el juglar: Amaury Pérez

El juglar de la nueva trova

Un jueves más y con él, un cubano más a nuestras tertulias semanales. Nuestro convocado hoy es un gran trovador que no es de Santiago de los baños sino del Vedado, barrio de la Habana, pero que, dicho por él mismo, tiene la misma devoción por ese lugar cuna de trovadores que su madre tenía.

El bautizo de Amaury se dice que fue el primero televisado en América Latina, dada su ascendencia: su padre Amaury Pérez García y su madre Consuelito Vidal, otrora fueron dos figuras importantes de la televisión cubana. Aquel acontecimiento marcaría el destino de este juglar trovador que el mismísimo Silvio bautizaría como el primer juglar de la trova dado su desenvolvimiento en un escenario.

Paradójicamente, considerado fundador de la nueva trova al lado de Silvio, Pablo, Sara González, Eduardo Ramos, Vicente Feliú y Noel Nicola, participa en el ICAIC con ellos pero no tocando algún instrumento como tampoco con su voz sino cómo un asistente de sonido. Este gusto por el sonido probablemente marcaría los derroteros de su primera producción en el año de 1976, que no se musicalizo con guitarras o piano sino con una sólida base de arreglos de orquesta en donde participaron en la base de los mismos músicos como Chucho Valdés, Hilario Durán, Enrique Plá y Carlos Emilio Morales; considerados verdaderas glorias de la música cubana.

Entre las canciones más exitosas y emblemáticas de Amaury están “Acuérdate de abril” “Diario” de su primer disco; “Magdalena” y “La vi ayer, la vi hoy” poemas de José Martí musicalizados por Amaury en 1978;  “No lo van a impedir” un canto de esperanza a su pueblo cubano y “Hacerte venir” probablemente la canción más hermosa y “Dame el otoño” del año 1979;  “Abecedario” que me recuerda mucho a “Inventario” del maestro Sabina y “Para cuando me vaya” que escuche por primera vez en voz de Nacha Guevara de 1982 y “La canción del Ángel” de 1987.

Podría seguir enumerando canciones y compartiéndoles un poco más de este singular cubano pero mejor como a los buenos platillos, lo degustamos por tiempos y después volvemos a él ¿Qué les parece?

Para terminar, me gustaría poner a su consideración tres temas de su trilogía Trovador (2003), Juglar (2004) y Bardo (2009), producciones en donde el juglar deja un poco los arreglos de orquesta y regresa al instrumento básico: la guitarra. En ese orden les comparto “Trovador” “Sé feliz” y “Se me olvidaron”.


 

 

viernes, 1 de marzo de 2013

El tiempo se consume



Cuando Chava pidió informes al doctor sobre el resultado de la operación a Aurora, sus ojos se llenaron de lágrimas. De golpe, se hizo consciente de cuánto ignoraba ella de él y del poco tiempo que disponían.

Desde el momento en que Aurora estuvo lo suficientemente lúcida como para disfrutar cada historia que Chava se dedicó a contar con la devoción de Sherezada, las zonas ignotas en tantos años de convivencia se fueron llenando con el cariño que él puso, Chava, en cada relato; cada día, de los últimos días, él llenó de luz las zonas ocultas de su vida hasta que el alma de Aurora le dijo adiós a la de él.