jueves, 14 de marzo de 2013

Sobre cine: Un ángel que no es más y una terrenal mujer



No podía decir quién soy, no tengo idea. Soy alguien sin historia sin origen sin país… e insisto. Estoy aquí, soy libre. Puedo imaginarme todo. Todo es posible. Sólo tengo que alzar los ojos y me convierto en el mundo.

Ahora, en esta plaza… … un sentimiento de felicidad que podría tener siempre.
 
 
Solveig Dommartin -MARION-

Alguna vez tiene que ser en serio. Muchas veces he estado sola pero nunca he vivido sola. Cuando estaba con alguien, muchas veces estaba contenta… y al mismo tiempo me parecía casualidad. Esas personas eran mis padres, pero igual podrían ser otras.

¿Por qué éste de ojos cafés era mi hermano… … y no aquél de allá de los ojos verdes?

La hija del taxista era mi amiga pero… … igual podía haber abrazado la cabeza de un caballo.

Estaba con un hombre enamorada… igual podía haberlo dejado… y seguir caminando con el extraño que se nos cruzó.

Mírame o no me mires.

Dame la mano o no me la des.

No, no me la des y no me mires.

Creo que hoy es luna nueva.

No hay noche más tranquila.

No correrá sangre en toda la ciudad.

Nunca jugué con nadie, pero nunca abrí los ojos y pensé… ahora sí es en serio.

Por fin es en serio.

Así me fui haciendo mayor.

¿Era tan sólo yo poco sería?

¿Es el tiempo poco serio?

Nunca me sentí sola, ni estando sola ni acompañada.

Pero me habría gustado sentirme sola.

Soledad quiere decir, por fin estoy completa.

Ahora lo puedo decir porque esta noche… por fin me siento sola.

La casualidad ahora debe acabar.

Luna nueva de decisión.

No sé si haya un destino, pero si hay una decisión.

¡Decídete! Ahora nosotros somos el tiempo.

No sólo toda la ciudad, todo el mundo… está participando de nuestra decisión.

Ahora nosotros dos somos más que dos.

Estamos representando algo.

Estamos sentados en la plaza del pueblo… llena de gente que desea lo mismo que nosotros.

Nosotros determinamos el juego para todos.

Estoy dispuesta.

Ahora es tu turno.

Tienes el juego en la mano.

Ahora o nunca. Me necesitas. Me vas a necesitar.

No hay mayor historia que la nuestra… la del hombre y la mujer.

Será una historia de gigantes… invisibles… transferibles… una historia de los fundadores de la nueva familia.

Ve mis ojos.

Son la imagen de la necesidad… del futuro de todos en la plaza.

Anoche soñé con un desconocido… mi esposo.

Sólo con él podía sentirme sola… abrirme para él… totalmente, enteramente, para él… dejarlo entrar en mi como un todo… encerrarlo en el laberinto de la felicidad común.

Yo sé… que tú eres ése.
 
 
Bruno Ganz -DAMIEL-

Algo pasó… y sigue pasando.

Es un compromiso.

Sucedió en la noche y está sucediendo ahora.

Ahora con más razón.

¿Quién era quién? Yo estaba dentro de ella… y ella a mi alrededor.

¿Quién puede afirmar que haya estado junto con otra persona?

Yo lo estoy.

No se procreó un hijo mortal, sino nuestra imagen inmortal.

Anoche aprendí a sorprenderme.

Ella me llevo a casa y yo… he encontrado casa.

Érase una vez… érase una vez, y por lo tanto, será.

La imagen que procreamos acompañara mi muerte.

 

Extracto de la película de Win Wenders Der Himmel über (Las alas del deseo o Wings of Desire) de 1987.