viernes, 1 de marzo de 2013

El tiempo se consume



Cuando Chava pidió informes al doctor sobre el resultado de la operación a Aurora, sus ojos se llenaron de lágrimas. De golpe, se hizo consciente de cuánto ignoraba ella de él y del poco tiempo que disponían.

Desde el momento en que Aurora estuvo lo suficientemente lúcida como para disfrutar cada historia que Chava se dedicó a contar con la devoción de Sherezada, las zonas ignotas en tantos años de convivencia se fueron llenando con el cariño que él puso, Chava, en cada relato; cada día, de los últimos días, él llenó de luz las zonas ocultas de su vida hasta que el alma de Aurora le dijo adiós a la de él.