viernes, 7 de junio de 2013

Sueños y vigilia


(David Ho   Dysney + Poster - The experiment)


De niño, las caritas de los embajadores Disney sobre las paredes del cuarto me hacían gestos, asustaban el sueño. No eran precisamente amables, más bien traviesas, algo perversas. A pesar de ver sus historias cada tarde con singular alegría, cayendo la noche ellas puntuales empezaban con sus rituales que pinchaban justo en el miedo tan pronto mi madre nos daba la bendición y apagaba la luz de la recámara.

Hoy las madrugadas son distintas porque ya no hay inquilinos que duerman sobre la pared sino visitas que llegan desde algún arcano. Vienen a saludar, son afables y entrañables porque se trata de mis abuelos, mis padres, una tía y mi novia. Son frecuentes invitados. Vienen a recordarme que no estoy solo y que un día nos reencontraremos, mientras… conversamos durante horas que me parecen apenas unos minutos.

Sí de chaval hubo noches para el olvido tocadas por la oscuridad de una legión de caricaturas animadas por cierto temor; hoy. hay despertares con un vivo recuerdo de mis ausencias antes de su fuga al alba dejándome algo de luz.


Amarante M Matus