miércoles, 6 de febrero de 2013

ELLA





 
 
 
Ella solía pasear con sus peludos amigos todas las tardes. Con la gracia de su figura, los hilos de luz en su cabello y la paz del tiempo que dedicaba a esos nobles seres, poco a poco, él se fue enamorando de su tiempo y de su andar.